Nabudoconosor de la dinastia Caldea

Bota Safari ¿tenemos los pies de barro?

Pies de barro

La expresión “gigante con pies de barro” señala la fragilidad de un ídolo o referente que no tiene la consistencia real y final que se le atribuía. Lo que es lo mismo, su apariencia es fuerte pero su consistencia es débil.

Su origen data de el Antiguo Testamento (Libro de Daniel – pasaje 2:26-45) donde de relata como el rey de Babilonia y gobernante más conocido de la dinastía Caldea, Nabucodoconosor, tuvo un sueño en el que aparecía una gigantesca estatua hecha por diversos elementos: la cabeza era de oro, el torso de plata, la caderas de bronce, las piernas de hierro y los pies eran de barro cocido. Una piedra cayó rodando hacia la escultura, chocando contra los pies y haciéndola desmoronarse, debido a la fragilidad del elemento con la que se había hecho la base, por muy fuertes y sólidas que fueran las del resto del cuerpo.

Nabudoconosor de la dinastia Caldea

Nabudoconosor de la dinastia Caldea

Las personas estamos acostumbradas a determinar la realidad de las cosas según su apariencia.

Un hombre fuerte y vigoroso, de aspecto sano y cuerpo esbelto es relacionado con la seguridad, la firmeza, la personalidad… pero… y ¿si tiene los pies de barro?

Cuando somos jóvenes construimos el patrón del mundo que nos rodea en función de esquemas propios basados en miedos e inseguridades, relación con nuestros padres, vivencias y relación con nuestros semejantes… y todo ello va formando al gigante que seremos en el futuro.

Pero ¿y si pese a nuestra fortaleza y belleza exterior nuestro interior es frágil y temeroso? ¿y si vemos a nuestros adversarios más fuertes que nosotros mismos y no advertimos sus debilidades? ¿y si nuestra autoestima se arrastra por el suelo? ¿y si vemos la realidad distorsionada?

Esta distorsión puede hacer que concedamos más importancia a las cosas que no la tienen y que veamos gigantes donde hay molinos.

Pero… ese gigante que tanto nos preocupa e incomoda…

¿no hemos dicho que puede tener también los pies de barro?

¿es posible que esa gran preocupación que parece insalvable no lo sea tanto?

¿es posible que ese gran adversario también tenga sus debilidades?

¿es posible pensar que ese gigante terrible (adversario, futuro, estudios, etc..) no es tan difícil de sortear y vencer? y lo que es más importante ¿es posible pensar que aunque perdamos tendremos otras oportunidades de vencer?

Pues sí, claro que es posible. Nada en la vida es tan importante como para sentirnos vencidos, hay que seguir luchando e intentándolo hasta que ese gigante solo sea un escollo más del camino, una piedra en la que hemos tropezado pero que finalmente hemos salvado.

Queridos amigos, desde Bota Safari, un mensaje de esperanza, de lucha, de esfuerzo… y gracias a los gigantes que nos encontramos a diario y que nos hacen más fuertes cada día.

Bota Safari

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

7 − 3 =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>